miércoles, 16 de septiembre de 2009

¡Qué poquitas ganas de ná!

Ayer al final, decidí quedarme en casa por culpa de la rodilla que me tiene fastidiado. Y esta mañana, me he propuesto hacer 10 kms tranquilitos (1h 04', a 6'35''/km) , a ver cómo respondía. La verdad es que me ha estado molestando todo el camino, dándome pinchazos según apoyara el pie, pero sin seguir ningún patrón, o sea, que dolía cuando a ella le daba la gana.

Me ha costado subir el ritmo, no se muy bien si por miedo o por pereza. El caso es que hacía mucha calor y yo estaba cagadito con tener algo en la rodilla que me deje en reposo una semana... porque entonces sí que estaré jodido. Creo que si estuviera una semana sin moverme, aún seria demasiado pronto y sufriría el mono, y os puedo asegurar que a eso sí le tengo miedo. Mucho miedo.

Además, ayer leí lo que le pasó a Pilar hidalgo, y me quedé hecho polvo... y hoy he leido ésto acerca del punto azul pálido, y también me ha dejado hecho polvo. Así que así estoy hoy, con muy pocas ganas de nada, medio puf, con molestias en la rodilla y con sensaciones extrañas en el resto de las piernas. Y encima, en el paro. Vamos, una joya.

2 comentarios:

CarLitros dijo...

Hay días malos y días buenos. Espero que las molestias se vayan pronto.

Un abrazo

SONIA dijo...

Con molestias en la rodilla lo primero que tienes que hacer es tranquilizarte y no asustarte (¿sabes que esos enlaces no ayudan?). En caso de que persistan ir al médico y ser consciente de que no pasa nada. La paciencia es una virtud importantísima para un runner.

Muchos ánimos!!