domingo, 20 de septiembre de 2009

IX Gran Fondo de Soneja

Como ya viene siendo habitual, no he pegado ojo en toda la noche. Ésta vez, además de los nervios, ha influido un leve dolor de garganta y que mi niña tuvo un poco de fiebre... el caso es que he dormido unas 5 horas seguidas y el resto han sido cabezaditas. Al final, por fin ha amanecido, he desayunado, me he vestido y he ido al punto de encuentro, porque hoy íbamos muchos del Club, y algunos hemos ido juntitos en fila índia hasta allí.

A las 10h en punto han dado la salida, y tras un par de vueltas al pueblo, hemos salido por una pista asfaltada dirección Almedíjar. La estrategía era ser muy reservones a la ida que era todo subida, y apretar a la bajada, lo cual ha hecho muy llevadera la primera parte de la carrera. En el grupo íbamos cinco del club, unos aguantando las ganas de irse para arriba, y otros aguantando el ritmo como podían. Mis sensaciones eran neutras. Iba cómodo pero sabía que no podía ir mucho más deprisa sin pagarlo después. Pasaban los kilómetros a 5:45 hasta el km 7'5 , y a partir de ahí a 5:50 hasta llegar al giro y empezar a bajar.



Ya en la bajada, unos se han lanzado como posesos y otro se ha quedado atrás. Yo me he quedado solo con mi Maestro Jedi que me iba apretando el ritmo. Bajábamos a ritmo de 5'/km pero yo tenía las piernas tan molidas y los riñones tan castigados que no podía ni abrir la zancada. Quería lanzar la pierna allá delante y me daba la sensación de que no llegaba... de que no podía ir más rápido, porque además, las pulsaciones iban muy justas (de 165 a 170). Hemos pasado a varios, y sólo unos dos o tres nos han pasado a nosotros... y cuando heos pasado por el km.14 y yo he intentado arrear el último esfuerzo, nos hemos encontrado una pedazo de cuesta que casi nos deja parados en la acera. Han sido doscientos metros criminales para acabar... casi tenemos que andar o tirarnos al suelo. Al girar la esquina, quedaban 200m más de bajada, y yo iba tan despacio que oía el corazón en el cuello perfectamente a punto de reventar y es que no podía ni dejarme llevar hasta abajo. al final, no se de dónde he sacado fuerzas para esprintar y todo.


Servidor y el Maestro Jedi


Resumiendo, he disfrutado como un enano, he bajado en ocho minutos la marca de los 15K (1:24:07) que hice la semana pasada (1:32:08) en Catarroja, en un circuito completamente  plano, y me he exprimido hasta el último metro gracias al ritmo que hemos llevado de subida. La media de la carrera se ha quedado en 5'36''/km, que es casi la media que hice en Tous hace 20 dias en mi primera carrera y que era la mitad de larg y la mitad de exigente.

Resumiendo más aún: me siento Superman (y eso que detrás de mí han entrado unos 80 corredores solamente...)

2 comentarios:

CarLitros dijo...

Creo que es para estar orgulloso. Enhorabuena por esa carrera.

Ahora a seguir trabajando y mejorando, que te margen de mejora es muy grande.

Un abrazo

SONIA dijo...

Jeje, muy bien Jordi, te has marcado una carrera de campeones. Las has sufrido y has sacado fuerzas de todas partes. Ese es el camino... ¡síguelo!

Un abrazo!