sábado, 12 de septiembre de 2009

Bicicleta para quitarme el mono

Hoy como he decidido no descansar del todo, he sacado todos mis equipajes de cuando era ciclista, y ¡¡¡aún me caben!!! y eso que hace muuucho que dejé la bici. Tanto, que en la bolsita que siempre llevaba con los parches y la lija, llevaba 150 ptas (¿?) por si tenía que llamar desde alguna cabina. Nunca tuve que hacerlo, gracias a dios, así que usaba la calderilla por si me daba algún pajarón y tenía que echar mano de un horno de guardia. Me ha hecho mucha ilusión abrir esa bolsita. A saber en qué estado está la cámara que llevaba. Y es que 12 años son muchos años...

Pues a lo que iba, me he puesto el culotte y el maillot (que me entran, pero apretaditos) y he salido a dar una vueltecita. Hasta la rotonda de Godelleta y volver, salen 22,5 kms y he tardado 1 hora. Me he sentido rarísimo encima de la bici, pero me lo he pasado genial subiendo los repechitos como si fueran tourmalets, y bajandolos como si fuera "el loco de los Pirineos"

1 comentario:

CarLitros dijo...

Ten cuidado con las bajadas, que el loco de los pirineos se metio una buena hostia bajando...

Hablando en serio, la bici siempre viene bien para no dejar de correr pero no cargar las articulaciones.

Un saludo